domingo, 26 de julio de 2015

SABER HACER UNA MALETA



Ante todo se debe tener claro que al adquirir una maleta se debe pensar en lo siguiente:



-          PLANIFICAR EL EQUIPAJE CON ANTELACIÓN.

-          SI SE VA A FACTURAR O NO EL EQUIPAJE. En caso contrario, adquirir una bolsa de mano.

-          PARA GANAR ESPACIO lo mejor es un macuto.

-          SI NO SE QUIERE TENER DOLOR DE ESPALDA recurrir a la maleta con ruedas.

-          MENOS MEJOR QUE MÁS, y facilita que el viaje sea cómodo y ligero.

-          DISTRIBUIR, ENCIMA DE LA CAMA, todo lo que pensamos llevar dentro de la maleta. Al visualizarlo podemos ir prescindiendo de lo que no vamos a utilizar.

-          CONTAR LOS DÍAS QUE SE VA A ESTAR FUERA y seleccionar la cantidad de ropa en función de ello.

-          ZAPATOS AL FONDO, jerseys, pantalones y camisas encima; y en los huecos calcetines, ropa interior, neceser…

-          CANDADOS PEQUEÑOS y llaves controladas para no atraer posibles sustracciones no deseadas.

-          INDICAR LA DIRECCIÓN EN LAS TARJETAS o pegatinas de embarque ya que en caso de pérdida del equipaje será más fácil recuperarlo.

-          SI VAMOS A HACER COMPRAS en el lugar de destino es conveniente llevar una bolsa de viaje doblada y vacía dentro de la maleta. Siempre viene bien y…

…¡FELIZ VIAJE!

Videos: 



Pasión por la fruta



La fruta es un alimento que por su alto contenido en vitaminas, minerales y fibra ofrece beneficios indiscutibles para la salud y para el buen funcionamiento del organismo. Además, la naturaleza regala una riquísima variedad de colores, sabores, formas y olores de este nutritivo alimento indispensable en una dieta equilibrada. Por otro lado, al poder consumirlo sin necesidad de cocerlo o cocinarlo, no pierde ninguna de sus propiedades.

La fruta contiene vitaminas y minerales que participan en las reacciones metabólicas de nuestro organismo. Algunas enzimas (sustancias capaces de acelerar o provocar procesos químicos en el metabolismo) utilizan vitaminas para digerir algunos nutrientes, como por ejemplo el selenio, según María Garrido García, experta en Nutrición del Departamento de Nutrición del Hospital Ramón y Cajal en Madrid.

Actualmente, se habla frecuentemente de vitaminas que contienen propiedades antioxidantes, como la vitamina A o C contenidas en las naranjas, los pomelos, los albaricoques... Estas vitaminas tienen la propiedad de retardar el envejecimiento de las células por lo que su consumo se convierte en indispensable. Además, la vitamina A favorece la cicatrización de heridas y es útil en el tratamiento de las infecciones respiratorias. Además, favorece la absorción de hierro, muy beneficioso para aquellas personas que tienen anemia (déficit de hierro)

Por otro lado, una dieta rica en frutas y verduras ayuda a disminuir la presión arterial, según el estudio Dash-Sodium(Aproximaciones dietéticas para controlar la hipertensión)publicado en la revista médica New England Journal of Medicine, realizado por la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos.

Sin embargo, como ocurre con todos los alimentos, el exceso de algunas vitaminas puede ser perjudicial para el organismo. Es el caso de las vitaminas liposolubles como la A, D, E y la K que se encuentran en la fresa, el aguacate o la papaya. Si se consumen en exceso se pueden acumular en los tejidos grasos y pueden hasta resultar tóxicas. En cambio, las vitaminas hidrosolubles como la B y la C, pueden ingerirse las cantidades que se deseen ya que se pierden con la orina. En la medida de lo posible hay que comer las frutas con cáscara después de lavarlas bien con agua para eliminar los pesticidas y plaguicidas que pueden acumularse en la piel. Además del aporte vitamínico y de minerales de este alimento, la fruta es rica en fibra y este componente dietético se acumula en la corteza. Sin embargo, al consumirla en zumo pueden perderse cantidades de vitaminas y de fibra necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento, evita ciertos tipos de cáncer, reduce los niveles de colesterol, y en los diabéticos, puede ayudar a controlar la glucosa en la sangre. Además, la fibra también puede ayudar a prevenir la obesidad.

La imaginación al poder


Muchas madres se encuentran con problemas cuando intentan introducir la fruta en la dieta de sus hijos. La imaginación es muy importante en estos casos. Se puede utilizar la macedonia para alimentar a sus hijos. La macedonia contiene muchos colores y puede atraer la atención de los niños. Asimismo, se pueden elaborar postres con fruta que, aunque nunca será lo mismo que tomarse una pieza entera de este alimento, siempre se puede considerar como una alternativa.

Las frutas en conserva y zumos en tetrabrick



No todo el mundo dispone del tiempo necesario para hacer zumos de fruta o para pelarlas por lo que los zumos de frutas en tetrabrick o las frutas en conserva pueden considerarse como una alternativa. El problema de los zumos concentrados es el alto contenido en antioxidantes y conservantes por lo que es mejor consumir los zumos recién exprimidos. La experta en nutrición no los recomienda pero tampoco los califica como malos: "es mejor tomarse un zumo concentrado como merienda que un producto de bollería". Por otro lado, las frutas en conserva tienen un mayor aporte energético porque suelen contener cantidades de azúcar. Puede resultar muy beneficioso para las dietas de los deportistas y los niños, ya que aportan energía en forma de hidratos de carbono, indispensable para las personas con mucho desgaste físico. Por otro lado, las frutas en conserva en cualquiera de sus formas, ya sean mermeladas, confituras o compotas, pierden vitaminas al hervirlas en agua durante su preparación


 LA ORGANIZACIÓN A LA HORA DE COCINAR

Uno de los secretos fundamentales de la cocina es organizarse. No hace falta mucho tiempo para hacer una compra bien estudiada sin perder ni un minuto, y es importante tener ordenada la despensa una vez que se llega a casa con las reservas del supermercado.

También es importante organizar el tiempo dentro de la cocina. No esperes a tener un plato completamente terminado para comenzar el siguiente. La estrategia consiste en avanzar todo el menú que vayas a realizar, más o menos al mismo tiempo. 

IMPORTANCIA DE LA COMPRA


No hay duda, que comprar al por mayor es un sistema muy útil, con un buen número de ventajas a tener en cuenta. El orden, el tiempo y la economía son sus más directos beneficiarios.

El gasto inicial puede ser considerable, pero ese desembolso a la larga proporciona ahorros importantes. Así que bien merece la pena sentarse a pensar, y bien provistos de papel y pluma, sacar una lista de los productos necesarios para dejar abastecida la despensa.

Un método de compra al por mayor, menos gravoso para el bolsillo, consiste en adquirir los géneros cuando estén en oferta especial. Esto implica estar siempre alerta, pero así es como se consiguen precios más bajos. Las rebajas y las ofertas, por lo general, no producen grandes ganancias al vendedor, pero él las utiliza para incitar a los clientes a entrar en la tienda, dentro de la cual aspira a hacer otras ventas más provechosas. Si puedes resistir la tentación y comprar solamente las ofertas ventajosas, organizarás una buena despensa.

Al comprar a lo grande debes tener cuidado con las cantidades. Antes de emprender la compra haz una lista de las cosas realmente necesarias, y, al mismo tiempo, anota su duración. Es muy fácil llenar el carro de frascos y productos sin tener en cuenta la caducidad, o la necesidad real que tenemos de ellos.

Respecto a los alimentos frescos frutas, verduras, pescado, carne, etc, más adelante veremos la manera de poder conservarlos y congelarlos, pudiendo comprar más cantidad, con menos frecuencia, sin que por ello perdamos sus valores nutritivos.

ORGANIZACIÓN DE LA DESPENSA

Cualquier casa necesita una zona especial reservada para guardar cierta provisión de alimentos no perecederos, que resultan de gran utilidad para la organización  y economía familiar. Recuerda que una despensa bien provista y ordenada es una ayuda de primera clase.
 
El tamaño de la despensa está en estrecha relación con el de la casa y, como es lógico, del número de sus habitantes. Hoy por hoy es difícil encontrar aquellas espaciosas estancias donde se almacenaban, como oro en paño, toda clase de provisiones.

En la actualidad, y allí donde hay espacio suficiente, suele ser un cuarto, más bien pequeño, cerca de la cocina, que se acondiciona con estanterías de diferentes alturas, de acuerdo con los elementos a guardar. Además de las baldas, tampoco está de más contar con un cajón para las patatas (si está provisto de ruedas mejor); ganchos colocados en el techo y paredes, para colgar embutidos y algunos alimentos secos, como ristras de ajos, cebollitas, pimientos choriceros, guindillas, frutos secos encerrados en mallas, y hasta hierbas aromáticas guardadas en bolsas de plástico con algún agujero para que no se sequen demasiado.

Si cuentas con una habitación, antes de meter alimentos, cerciórate que está a una temperatura constante y con un ambiente seco. Sería fenomenal, que además no fuera oscura.

Ahora bien, si en lugar de la clásica despensa, tienes que guardar tus compras en un armario o en una alacena, te interesa conseguir una temperatura uniforme -seca y fresca-, por lo que debes colocarla lo más lejos posible del horno y de cualquier fuente de calor. De todas maneras, en este segundo caso, y debido al menor espacio, la rotación de los alimentos es muy rápida, por lo que no es necesaria una atención rigurosa de las condiciones. Los paquetes se terminan mucho antes de que puedan llegar a deteriorarse.

Dada la finalidad de la despensa (guardar alimentos), es imprescindible que esté montada con elementos simples y fáciles de limpiar. Evita los recovecos y los materiales porosos, que absorben polvo y los elementos grasos. Lo mejor son los plásticos que se limpian simplemente con un paño húmedo.

Mete los alimentos siguiendo un orden riguroso, a ser posible pon en primer lugar los más antiguos y los de uso habitual, dejando en las alturas o más al fondo, aquellos que sólo consumas de vez en cuando, y en los inferiores y el suelo, los que por su peso te resulten difíciles de mover.

Saber guardar es indispensable, tanto para la salud como para la economía. También deberás prestar una atención especial a las latas, botellas y paquetes abiertos. Todos ellos sufren un proceso de deterioro más o menos rápido. Aunque en la mayoría de los casos eso no tiene consecuencias negativas para la salud, sí pierden sabor y textura.

Los alimentos enlatados, eficacísimos auxiliares, requieren cuidadosa atención en la compra. Las latas no deben estar abolladas, hinchadas ni oxidadas. La presencia de alguno de estos tres defectos implica que no te las lleves a casa. También debes fijarte en las claves que señalan la fecha de caducidad y si te indican que es conserva o semiconserva. Si se trata de esto último, guárdala en la nevera. Una vez abierta, debes consumirla en el día o cambiar el contenido a otro recipiente, para evitar su deterioro.

Por término medio, la duración de las conservas es de un año, salvo la leche evaporada o la condensada, que duran nueve meses. Las conservas de pescado en aceite o en escabeche tienen un período de caducidad de cinco años.


En el capítulo de los alimentos secos entra un número elevado de productos, que va desde la sal, el té, las legumbres y frutos secos, hasta pastas y harina. La mayoría de ellos se compran envasados en paquetes de plástico o de papel o en recipientes de vidrio o plástico duro. Una vez que abras el paquete, debes pasar el contenido a un recipiente de cierre hermético, sobre todo si vas a guardarlo durante largo tiempo. Utiliza los paquetes de forma rotativa para consumir antes los más antiguos.


Finalmente, no metas en la nevera las cosas de cualquier manera, hazlo en recipientes cerrados o envueltos en papel de aluminio o film de plástico, así evitarás que se sequen y que se mezclen sabores y aromas. Con ello, también ahorrarás espacio y mantendrás un orden muy cómodo a la hora de encontrar los alimentos.
Tomate

El tomate me encanta, su color, su textura, su sabor su versatilidad en la cocina y como el mejor de los deseos de la lámpara de Aladín las mil y una formas de poder comerlo. Hoy me he levantado con ganas de saber más sobre este atractivo alimento.

Pero qué es el tomate

Una fruta es la parte de la planta que contiene las semillas. Por tanto, botánicamente hablando, el tomate es una fruta a pesar de que no se suela servir en el postre. La confusión viene de que en el siglo XIX esta controversia popular llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos. En 1887, se aprobó una ley que asignaba impuestos a las hortalizas importadas, pero no a las frutas.
Las compañías que importaban tomates argumentaron que estaban exentas del impuesto ya que el tomate es una fruta. Para dar rigor a su argumento, citaron diccionarios y testimonios de biólogos que evidentemente, demostraron que el tomate, al ser producto del ovario de una flor, es una fruta.

Posteriormente, el gobierno alegó que al servirse en ensalada o como parte de las comidas y no como postre, era una hortaliza.

 Importancia económica y distribución geográfica

El tomate es la hortaliza más difundida en todo el mundo y la de mayor valor económico. Su demanda aumenta continuamente y con ella su cultivo, producción y comercio. El incremento anual de la producción en los últimos años se debe principalmente al aumento en el rendimiento y en menor proporción al aumento de la superficie cultivada.

Países
Producción tomates año 2012 (toneladas)
China
25.466.211
Estados Unidos
10.250.000
Turquía
9.000.000
India
8.500.000
Italia
7.000.000
Egipto
6.328.720
España
3.600.000
Brasil
3.518.163
Rep. Islámica de Irán
3.000.000
México
2.100.000
Grecia
2.000.000
Federación de Rusia
1.950.000
Chile
1.200.000
Portugal
1.132.000
Ucrania
1.100.000
Uzbekistán
1.000.000
Marruecos
881.000
Nigeria
879.000
Francia
870.000
Túnez
850.000
Argelia
800.000
Japón
797.600
Argentina
700.000
 Fuente: F.A.O.

Cualidades nutricionales del tomate

Los tomates son, sin ninguna duda, uno de los ingredientes fundamentales en casi la gran mayoría de las cocinas, especialmente por sus importantes beneficios y propiedades. Se pueden comer en ensaladas, pero también solos, hervidos, en salsa…El tomate en fresco se consume principalmente en ensaladas, cocido o frito. Se pueden comer en ensaladas, pero también solos, hervidos, en salsa…En mucha menor escala se utiliza como encurtido.
Destaca por la cantidad de minerales, vitaminas y agua (en torno a un 94%) que contiene.
Su color rojo intenso, por ejemplo, es debido a su contenido en licopeno, una sustancia antioxidante que no se convierte en vitamina A, y que ejerce un efecto protector frente a un gran número de problemas cardiacos.

Cuenta con gran cantidad de vitaminas (B, C y A), y además de tener pocas calorías y grasas, es ideal en dietas para bajar de peso. Importante es a su vez su contenido en minerales, del que destaca el potasio, aunque también posee fósforo, magnesio y calcio, entre muchos otros.
El tomate es una hortaliza baja en sodio, por lo que, también, es muy recomendada en hipertensos.
Es muy bueno para ayudar en la digestión, al contener sales orgánicas ácidas, concretamente malatos y citratos. Precisamente por esta cuestión, sin embargo, no es recomendable en personas que tengan cálculos renales.
Si por ejemplo deseamos aprovechar toda la fibra de los tomates (cuestión que, como sabes, nos ayuda a mantener un sistema digestivo sano), siempre se debe optar por comernos el tomate con su piel, sin pelarlo.
Beneficios del tomate más importantes
·      Alto contenido en licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer de próstata en los hombres.
·         Al ser baja en sodio es recomendada en la dieta de personas con hipertensión arterial.
·         Es rica en fibra, sobre todo si se come con su piel.
·         Aporta vitaminas (sobretodo vitaminas del complejo B, C, A y E), así como minerales (como el potasio, fósforo y magnesio).
·         Ayuda a hacer bien la digestión.

Información nutricional del tomate
100 gramos de tomate aportan:
Calorías
17 kcal
Proteínas
1,1 g
Hidratos de carbono
2,9 g
Grasas totales
0,2 g
Colesterol
0 mg
Vitaminas
Minerales
Vitamina A
133 mg
Potasio
297 mg
Vitamina B1
0,06 mg
Calcio
13 mg
Vitamina B2
0,04 mg
Fósforo
27 mg
Vitamina C
24 mg
Magnesio
20 mg
Vitamina E
0,8 mg
Hierro
0,5 mg

Recetas con tomates





Espero que con este montón de ideas disfrutéis del tomate 

sábado, 25 de julio de 2015


Yo amo viajar

Amo acariciar nuevas olas, imaginar nuevos paisajes y besar nuevas fronteras.

Adoro la tierra y sus gentes, sus historias y sus vidas.

Admiro las diferentes culturas y me  enloquecen sus lenguas, tradiciones y leyendas.

Me fascina fotografiar  todos los caminos y llevarme en mi mochila un trocito de su alma.




Un hueco en mi mochila




Las hebras de plata te dan una foto panorámica de la vida bien vivida, disfrutada hasta la lágrima y recordada hasta la extenuación.

Por ello en mi mochila infinita anida y habita todo. Todo aquello que produce gozo, físico, mental o espiritual.

Mi mochila es un pozo sin fondo donde refrescarse, para sonreír o llorar, si toca, para crecer cada instante por la belleza de este mundo.


Divina libertad


Durante años he estado teledirigida por trabajo, estudios y obligaciones. 

Como autómata privilegiada y feliz he ido cumpliendo etapas. 

Ahora soy dueña de mi mando a distancia y ese don me produce tal alegría, que como niño ante un escaparate de la mejor pastelería del mundo, me relamo textualmente cada segundo de mi vida.


Esa divina libertad, sin coste añadido me produce paz y enfatiza mi sinapsis con almas gemelas. 

Sin candados, ni intereses, increíble pero cierto. Sin billetes de ida o vuelta, tan sólo divina libertad.
Bonito y barato




Me enloquece ir de compras hasta el infinito y más allá. Es como si me pusiera el catalejo de las sorpresas y conquistara nuevos mundos.

Da lo mismo el qué. Cualquier tienda con alma me atrae. Mi cerebro empieza a trabajar a ritmo de vértigo. Comienza a procesar qué combina con cuál, qué cuál con cualquiera y el proceso empieza de cero.


Por el camino hay diamantes que me subyugan y como hipnotizadores de lujo me abducen para venir conmigo, aunque el coste sea mínimo. En ese momento son únicos y al cabo de los años siguen en mi territorio y memoria.
Sabores, olores y colores

Me enamora cada día pensar qué cocinar, qué comprar y cómo crear lo que puede apetecer a mis comensales. 

Infinidad de veces tengo que presionar stop a mi noria de ideas para concretar del inmenso panel de posibilidades.

Los sabores infinitos que flirtean con otros muchos compañeros para darnos placer sencillo y auténtico.

Los olores que mi cerebro procesa y centrifuga a la velocidad de la luz que entra por mis ventanales…


Los colores de frutas, verduras y demás ingredientes que te incitan a acariciarlos a mimarlos en algún proceso culinario como tesoros de cuento.