sábado, 25 de julio de 2015

Un hueco en mi mochila




Las hebras de plata te dan una foto panorámica de la vida bien vivida, disfrutada hasta la lágrima y recordada hasta la extenuación.

Por ello en mi mochila infinita anida y habita todo. Todo aquello que produce gozo, físico, mental o espiritual.

Mi mochila es un pozo sin fondo donde refrescarse, para sonreír o llorar, si toca, para crecer cada instante por la belleza de este mundo.