lunes, 31 de agosto de 2015

Manzana



La manzana es el fruto del manzano, árbol de la familia de las Rosáceas. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo.

Se podría decir que el cultivo de la manzana es tan antiguo como la humanidad, siendo el manzano el árbol frutal más cultivado a nivel mundial.

Valor nutricional por cada 100 g c/ piel
Energía 52 kcal 218 kJ
13.81 g
 • Azúcares
10.39 g
0.17 g
0.26 g
85.56 g
3 μg (0%)
 • β-caroteno
27 μg (0%)
0.017 mg (1%)
0.026 mg (2%)
0.091 mg (1%)
0.061 mg (1%)
0.041 mg (3%)
3 μg (1%)
4.6 mg (8%)
0.18 mg (1%)
2.2 μg (2%)
6 mg (1%)
0.12 mg (1%)
5 mg (1%)
0.035 mg (2%)
11 mg (2%)
107 mg (2%)
1 mg (0%)
0.04 mg (0%)
% CDR diaria para adultos.
Fuente: Manzana en la base de datos de nutrientes de USDA.

Propiedades nutritivas

Desde el punto de vista nutritivo la manzana es una de las frutas más completas y enriquecedoras en la dieta. Un 85% de su composición es agua, por lo que resulta muy refrescante e hidratante.

Los azúcares, la mayor parte fructosa (azúcar de la fruta) y en menor proporción, glucosa y sacarosa, de rápida asimilación en el organismo, son los nutrientes más abundantes después del agua.

Es fuente discreta de vitamina E o tocoferol y aporta una escasa cantidad de vitamina C. Es rica en fibra, que mejora el tránsito intestinal y entre su contenido mineral sobresale el potasio. La vitamina E posee acción antioxidante, interviene en la estabilidad de las células sanguíneas como los glóbulos rojos. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta se deben en gran medida a los elementos fitoquímicos que contiene, entre ellos, flavonoides y quercitina, con propiedades antioxidantes.

Origen y variedades


Se cree que ya existían en la prehistoria tal y como lo demuestran restos arqueológicos que se han encontrado en excavaciones neolíticas. En el siglo XII a.C. el manzano era cultivado en los fértiles valles del Nilo en tiempos del faraón Ramsés III. En la mitología griega, la manzana de oro que París entrega a la diosa Venus y que provoca la enemistad entre Atenea y Hero, pasó a la historia como la conocida "manzana de la discordia". En el siglo XVI, los conquistadores españoles extendieron el cultivo de la manzana al nuevo mundo y, cien años después, desde Iberoamérica, el manzano emigró a América del Norte y posteriormente a África septentrional y Australia.

La manzana fue introducida en la península por los romanos y los árabes y hoy en día, España es uno de los principales países productores. Cataluña produce el 40% del total de la producción nacional seguida de Aragón, La Rioja y Navarra. En total casi 45.000 hectáreas plantadas de manzanos de las que se obtienen cada año unas 780.000 toneladas de fruta.

Otros países productores son: China, Estados Unidos, Alemania, Italia, Polonia, Francia, Irán, Rusia, India, Brasil, Bélgica, Países bajos y Austria. La facilidad de adaptación de este árbol a diferentes climas y suelos, el valor nutritivo de sus frutos y la resistencia a las más bajas temperaturas permiten cultivarlo a gran escala en todos los países de clima relativamente frío.

Existen más de mil variedades de manzanas en todo el mundo, pero, la gama que nos ofrece el mercado se limita  a media docena de variedades.

Early Red One: tiene muy buen aspecto y una piel brillante de un rojo intenso. Su carne es jugosa, poco aromática pero muy dulce. Se encuentra en el mercado desde el mes de septiembre hasta junio.
Top Red: es de color rojo con estrías y tiene una piel brillante. La carne es consistente aunque se puede volver harinosa con el tiempo. Su sabor es dulce y está en la frutería desde septiembre hasta junio.
Red Delicious: es una variedad estadounidense que proporciona frutos grandes y alargados, de piel color rojo brillante. Su pulpa es jugosa, muy blanda, de sabor dulce, nada ácido y muy aromática.
Starking: es una de las más conocidas, procede de Estados Unidos, siendo una mutación de la Red Delicious. Su piel es brillante con estrías rojas y verdosas. Su carne es blanca amarillenta y crujiente, de sabor dulce. Como las anteriores se encuentra de septiembre a junio en el mercado.
Royal Gala: de origen neocelandés tiene la piel con estrías rojas y naranjas sobre un fondo amarillo verdoso. Su forma es muy redondeada y su carne es blanca, crujiente y consistente. Muy aromática y jugosa. Su recolección se da desde finales de agosto hasta diciembre.
Granny Smith: procede de Australia y es fácil de reconocer porque tiene la piel de un color verde intenso con algunos puntitos blancos. Es muy redonda y de carne blanca, muy crujiente y jugosa con sabor ligeramente ácido.
Golden Supreme: es la que se recolecta primero, se encuentra en el mercado desde agosto hasta noviembre. Es de color verde con tonalidades rosadas y de forma globosa. Su carne crujiente y jugosa es algo ácida y poco aromática.
Golden Delicious: variedad de origen americano, una de las más cultivadas en todo el mundo. Su piel es amarilla verdosa con pequeños puntos oscuros que se llaman lenticelas y que son los órganos respiratorios de la fruta. Su forma es redonda y regular. La carne es jugosa, crujiente, dulce y aromática.
Reineta gris del Canadá: variedad francesa de gran tamaño y forma achatada. Su piel es gruesa y rugosa, de color amarillo oxidado o grisáceo y su pulpa tiene aspecto viscoso, es jugosa y con sabor azucarado, con un agradable punto ácido. En España, la manzana reineta del Bierzo goza desde hace años de Denominación de Origen.
Mcintosh: es una fruta de tamaño mediano y forma redonda. El color de su piel está formado por la combinación de dos tonos de rojo, o un rojo y un verde. Su crujiente y jugosa pulpa resulta ligeramente ácida.

Trucos para cocinar las manzanas



Las distintas manzanas se suelen consumir crudas como fruta de mesa o como ingrediente de ensaladas.

Se pueden emplear también en salsas y guisos aunque sus principales aplicaciones son en compotas, dulces, tartas, pasteles, gelatinas, mermeladas y zumos.

Muchos platos que llevan este ingrediente principal tales como tartas, empanadas, empanadillas y buñuelos dependen de la consistencia de la manzana para mantener su forma. Si se añade mantequilla y azúcar a las variedades elegidas antes de iniciar la cocción, se evitará que se desintegren.

Las manzanas guisadas están exquisitas si se les añade clavo, canela o semillas de coriandro. El ron también armoniza con esta preparación.
Para acompañar a platos de huevos, carnes y pescados se puede preparar una mayonesa de manzana; elaborada al mezclar mayonesa y puré de manzanas cocidas con poco azúcar.

Recetas con manzanas:


domingo, 30 de agosto de 2015

LA PASTA






Entre chinos y árabes anda el juego en lo que concierne al origen de la pasta. Desde un principio, el ser humano descubrió la ventaja  de mezclar el grano triturado, sobre todo el de trigo, con agua y otros alimentos líquidos, mezcla que, según el procedimiento al que se someta posteriormente, ha dado productos tan básicos como el pan y la pasta.


Valor alimenticio de la pasta



Hay que tener en cuenta que la pasta aumenta el doble o triple de su volumen, una vez hervida.  Cada 100 gramos de pasta aportan unas 373 calorías, de las cuales 82 g. son hidratos de carbono y 1,5 grasa. Contiene también el 12 o 12% de proteínas, además de sustancias minerales, microelementos y vitaminas esenciales. Estos datos son válidos para la pasta sin carne, mantequilla, aceite, salsas, etc.

La pasta se define como la serie de productos obtenidos por secado de una masa no fermentada, elaborada con sémola, semolina o harina, procedentes de trigo duro, semi duro o blando -o bien de la mezcla de unas y otras- con agua potable.





A partir de dicha definición resulta factible distinguir varias clases de pasta:

. Pastas alimenticias de calidad superior: son las elaboradas exclusivamente con sémola de trigo duro. Son las genuinas y, por tanto, las auténticas.

. Pastas alimenticias: sin más, son pastas de calidad corriente, generalmente con harina de trigo blando, o bien mezclas de semolina y harina.

. Pastas alimenticias compuestas: son pastas especiales enriquecidas con otras sustancias alimenticias naturales, como gluten, huevo, leche, espinacas y tomate.

. Pastas alimenticias rellenas: son las que llevan un relleno en su interior, ya sea de carne o de otras sustancias nutritivas.

. Pastas alimenticias frescas: son todas las pastas que no han sido sometidas a proceso de secado alguno.

- En la elaboración de la pasta está prohibida la inclusión de aditivos y colorantes, y cada envoltorio de pasta debe exhibir de manera visible su composición, fecha límite de consumo y la categoría a la que se acoge.

La pasta se presenta bajo formas y colores muy variados. Cuando se compra seca, sobre todo, se puede elegir entre un sinfín de posibilidades.

- Por lo general, el ingrediente básico es la harina de trigo duro; cuando en la composición entran huevos, en cantidad reducida, la pasta tiene un color amarillo más pronunciado.
- Si a la pasta se le añade puré de espinacas durante el proceso de fabricación, adquiere tonalidad verde.
- A veces, sobre todo cuando es menuda, se le agrega tomate y, en ocasiones, se puede formar un arco iris coloreado de blanco, amarillo, verde y rojo.

Por el tamaño diferenciamos pasta gruesa y pasta menuda. Se presta la primera a la confección de platos consistentes, mientras que la segunda está más indicada para sopas.

En cuanto a la forma, cabe distinguir pasta larga (espaguetis, cintas o tallarines), corta (macarrones, tornillos, codos, conchas, lazos) y placas (lasaña, canelones abiertos).

Para poner un poco de orden, a continuación tienes una relación de los tipos de pasta más comunes, su forma y utilización más frecuente:

. Canelones: placas lisas, de color pálido o verde. Se cocinan enrollados y rellenos de carne o verduras picadas. También se encuentran cerrados, en forma de tubos, o precocidos, que no requieren ser hervidos. Las placas de canelones cuecen en 12 minutos aproximadamente.

. Cintas y tallarines: tiras planas, largas más o menos anchas. Cuecen en 10 minutos, según grosor y calidades.

. Espaguetis: los largos y cortos, muy finos y más gruesos. Se les llama también fideos y siempre tienen forma cilíndrica. Cuecen en 8 minutos y se preparan de mil maneras.

. Lasaña: placas rectangulares de pasta, amarilla o verdes, semejantes a los canelones. Se cuecen en 10 minutos y luego se recubren de picadillo (carne, verduras, etc.) y se colocan por capas. Después se bañan con salsa, generalmente bechamel.

. Lluvia: pasta muy fina, que a veces se conoce con el nombre de "maravilla" y se emplea para enriquecer sopas.

. Macarrones: tubos de pasta más o menos gruesos y largos, rectos o curvos. Junto a los espaguetis, el plato rey de la cocina italiana. Cuecen en 10 minutos y luego se aderezan de maneras muy diversas. Fríos, se consumen en ensalada.

. Nidos: cintas o espaguetis enroscados. Hay que cocerlos muy cuidadosamente para que no se rompan.

. Raviolis: cuadraditos de pasta rellenos de un picadillo muy fino. Se pueden preparar en casa o adquirirse ya confeccionados, sólo a falta de cocción. En forma de "croissants" se llaman "tortellinis".

- El gran secreto de la pasta reside en el punto de cocción. Cuando decimos que debe quedar "al dente" queremos decir que el alimento presenta cierta resistencia a la masticación, pese a encontrarse perfectamente cocido.



Para conseguirlo hay que seguir unos principios básicos:



- Poner a hervir abundante agua (la proporción ideal es 1 litro por cada 100 gramos de pasta, en cualquier caso nunca menos de medio litro por cada 100 gr.) con sal (unos 10 gramos por litro) y unas gotitas de aceite crudo. La pasta ha de hervir en un recipiente  grande y espacioso y en libertad, sin tapar.

- Introducir la pasta en el momento fuerte de ebullición. Bajar el fuego cuando se reanude el hervor, y dejar transcurrir el tiempo necesario (entre 5 y 12 minutos, según la variedad de la que se trate. Ten en cuenta que la pasta al huevo está lista muy rápidamente), removiendo el líquido muy ligeramente. Un pequeño secreto que le da un agradable sabor consiste en añadir al agua una hoja de laurel.

- La pasta se escurre una vez cocida y se sirve de inmediato, aderezada con la salsa o aliño escogidos.

- El queso parmesano es el complemento ideal de la pasta y son innumerables las recetas en las que resulta indispensable.


- Los tres, ajo, albahaca y queso parmesano, forman un trío, que con el tomate hacen un maravilloso plato de pasta.







Recetas de pasta:





sábado, 29 de agosto de 2015

Cómo enseñar a tu hijo a estudiar






El estudio es un ejercicio de voluntad. El esfuerzo y la dedicación son la armas fundamentales para afrontarlo pero hay condiciones, hábitos y maneras de estudiar que nos ayudarán a que nos resulte más sencillo y sea más efectivo.


La planificación


El primer objetivo que debemos lograr es hacer una planificación del tiempo que hay que dedicar al estudio. Es importante no dejarlo todo para el último día y crear diariamente un hábito de estudio. El apoyo de los padres es fundamental y han de ser exigentes en el cumplimiento de un horario de estudio siempre adecuado al horario familiar.


Organizarse para estudiar todos los días y a una hora determinada produce una inercia que provoca un mayor aprovechamiento del tiempo de estudio. No se debe enfocar el estudio como un mero trámite para aprobar un examen sino para adquirir conocimientos que nos enriquecerán en todos los aspectos.






El lugar de estudio

Es importante estudiar siempre en un mismo sitio, creando de esta manera un espacio acondicionado al estudiante y que éste considere como propio. Ha de ser un lugar cómodo, ordenado y tranquilo para favorecer la concentración.


Se ha de estudiar sentado en una silla y con una mesa. Si ésta no es lo suficientemente grande, es conveniente tener una mesita auxiliar donde poder poner apuntes o libros de consulta.



Se debe también cuidar la iluminación, evitando reflejos y sombras y cuidar la temperatura ya que el frío excesivo distrae la atención y el calor crea sopor y fatiga.



Sería también muy recomendable que el cuarto destinado al estudio esté protegido del ruido que llega de la calle. Durante las horas de estudio, también habrá que evitar que haya ruidos en la casa; el silencio favorece la concentración en el estudio.



El hábito de la lectura

Los primeros años del colegio son fundamentales, debido a que en estos se producen los aprendizajes que sientan las bases para los hábitos de estudio posteriores.

El aprendizaje de la lectura en estos primeros años es básico, ya que es el procedimiento en el que se basa el estudio. Por ello es muy importante que el niño haga ejercicios de lectura comprensiva, es decir, que lea un texto y posteriormente haga un relato de éste, o bien nosotros le hagamos preguntas acerca de él.

Fomentar la lectura en general es muy beneficioso, al niño que lee habitualmente le cuesta menos ponerse a estudiar y tiene mayor facilidad para asimilar los contenidos, ya que se concentrará en la lectura con más facilidad que el niño que no tiene este hábito.




Aprender a esquematizar

Esquematizar los temas de estudio es la manera más efectiva para que el estudiante tenga una visión general del tema y le ayude a aprenderlo y asimilarlo.

Antes de realizar un esquema debemos leer el texto, el alumno debe captar las ideas más importantes, estas suelen constar de los títulos de los apartados, sus definiciones o características principales y la enumeración de los subapartados. Cuando el alumno ha leído ya totalmente el texto puede empezar a subrayar las ideas más importantes en una lectura posterior.

La información del esquema tiene que ser escueta, en palabras clave y en frases cortas, en primer lugar se colocarán las ideas principales y posteriormente las ideas secundarias y ejemplos.

Cuando el alumno deba desarrollar el tema tendrá una visión rápida de este y podrá desarrollar cada apartado de una manera ordenada y estructurada.

La colaboración de los padres


Desde el principio de curso es muy positivo que los padres muestren interés por los libros de texto de sus hijos y que se involucren con ellos en los temas de estudio, especialmente durante los primeros cursos. Podemos comentar con ellos temas académicos fomentando de este modo su interés por el estudio.

Es importante que cuando los niños estudien comprendan lo que están leyendo y que el estudio no sea una mera memorización de frases. Por eso, cuando le preguntamos la lección, es bueno que nos expliquen lo que ellos entienden y no se ciñan a repetir palabra por palabra lo que viene en el libro, también deben preguntar o mirar en el diccionario cualquier frase que no entiendan o cualquier palabra que desconozcan.







viernes, 28 de agosto de 2015




La dieta equilibrada debe ser completa, equilibrada, variada y adecuada a cada persona. Se recomienda distribuirla en 4 o 5 tomas y complementarla con ejercicio físico.






La dieta equilibrada es aquella que aporta a cada individuo todos los alimentos precisos para cubrir sus necesidades, mantener la salud y prevenir la aparición de enfermedades.

Cada persona tiene unas necesidades nutricionales específicas en función de su edad, sexo, talla, actividad física que realiza y también según su estado de salud.

La dieta equilibrada debe ser completa, por eso debe aportar todos los nutrientes que requiere el organismo en cantidad suficiente: Hidratos de Carbono, Proteínas, Lípidos o Grasas, Vitaminas, Minerales y Agua.

Debe ser equilibrada guardando una relación determinada entre los Hidratos de Carbono (55-60% de las calorías totales del día), las Proteínas (12-15 % de las calorías totales del día) y las Grasas (25-30% de las calorías totales del día).

Ha de ser variada, por lo que hay que elegir entre la mayor diversidad posible de alimentos de nuestra rica oferta alimentaría.

Tiene que ser adecuada en calidad y cantidad, teniendo en cuenta que debe ser proporcionada según la edad, sexo, actividad física, tipo de trabajo etc. para ayudar a mantener el peso dentro de los rangos de normalidad.

Es importante distribuir los alimentos en 4 a 5 comidas en función del ritmo de vida. La distribución ideal es desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Siempre realizando las tres fundamentales y no picoteando entre horas.







- Consumir diariamente más de 3 piezas de fruta al día y 2 o más platos de verdura o ensalada

- La base de nuestra alimentación debe contemplar alimentos como pan, patata, pasta y arroz. Y al menos 2 veces por semana legumbres (Lentejas, Garbanzos, Alubias...).

- Asegurar de 2 a 4 raciones al día de lácteos (Leche, Yogur, Queso) en función de la edad y del estado fisiológico.

- Es aconsejable consumir más pescado que carne, y de 3 a 4 huevos a la semana.

- Utilizar preferentemente el aceite de oliva y disminuir el consumo de grasa de origen animal.

- Es aconsejable consumir azúcar, pero con moderación.

- Utilizar la sal con moderación.

- A parte de comer equilibradamente es fundamental beber de 1,5 a 2 litros diarios de agua.

- Para ganar en Salud no olvides practicar ejercicio físico. No hace falta que corras la maratón pero, siempre que puedas, usa tus pies en vez del autobús y olvídate del ascensor.






jueves, 27 de agosto de 2015

EL ARROZ




El arroz constituye  la base de la alimentación de más de la mitad de los habitantes del planeta. Originario de Asia, su cultivo se remonta a épocas muy lejanas y ha sido objeto, a través de los tiempos, de ritos y leyendas. A su significación como alimento básico hay que añadirle la variedad de maneras que su cocción y preparación permite.

El arroz es, en la actualidad, el cereal más cultivado en el mundo después del trigo, en las zonas tropicales, ecuatoriales y temperadas. Sus granos se ingieren siempre cocidos, indistintamente calientes o fríos, aderezados con sal o con azúcar. Los primeros consumidores de arroz son los chinos, seguidos de cerca por los hindúes, indonesios y japoneses; pero el arroz es también ampliamente consumido en América Latina, Africa y gran parte del continente Europeo.

Como alimento, el arroz es nutritivo y de fácil digestión, pero no engorda: 50 gr de arroz cocido contienen solamente 62 calorías, frente a las 140 para la misma cantidad de pan y patatas. El 87% de su peso está integrado por elementos nutritivos, tales como proteínas, sales minerales: hierro, fósforo y calcio, almidón, grasas, hidratos de carbono y vitamina B, aunque la mayor parte de ésta última reside en la cascarilla, que sólo se conserva en el arroz integral.

Se conocen más de 8.000 especies distintas de arroz, pero vamos a tratar su clasificación comercial. Básicamente, pueden dividirse en dos grandes categorías: los arroces que se venden al natural -o arroces sin tratar- y únicamente han sufrido el proceso normal de comercialización, como limpieza y envasado; y los que han sido tratados, los que han sido sometidos a  alguna modificación más profunda para facilitar su cocción o conservar el contenido vitamínico.



. El arroz de grano largo: aunque originario de la India, se cultiva también en España, especialmente en Sevilla y Murcia. Sus granos son largos y estrechos. Una vez cocido, queda suelto y ligero, porque absorbe menos agua. Rara vez se abre o se pasa, por lo que es muy recomendable para manos todavía inexpertas en cuanto al punto del arroz, pero no sirve para platos dulces, ya que no queda cremoso. Sin embargo, es muy apto para guarniciones, por su buena apariencia.

. El arroz de grano semilargo: excelente para paellas, horno o cazuela.

. El arroz de grano corto: también llamado blanco o redondo, abunda en España y se cultiva especialmente en la zona levantina. Una vez cocido, queda tierno por fuera y ligeramente entero en su interior. Contiene mucho almidón, por lo que es ideal para preparar el arroz con leche, porque liga muy bien, aunque es adecuado para todo tipo de platos, dulces o salados, pero habrá que prestar atención al punto de cocción: puede abrirse o pasarse fácilmente.

. El arroz integral: los granos han sido desprovistos únicamente de la corteza exterior, conservando una ligera cascarilla oscura, donde reside la mayor parte de la vitamina B. Muy apreciado por los vegetarianos, tiene un característico sabor suave y es más duro que el arroz blanco, por lo que tardará más en cocerse. Es más saludable que el arroz que denominamos normal, porque contiene mucha fibra. Se suele emplear como guarnición de una gran variedad de platos.

. El arroz vaporizado o sancochado: es una arroz de grano largo que ha sido sometido a un breve proceso de escaldado para evitar que se pase o se ponga pastoso durante su cocción posterior. De aspecto ligeramente amarillento y translúcido, requiere menos tiempo de cocción y conserva en mayor cantidad las vitaminas. Se emplea para muchos arroces regionales.

. El arroz salvaje: en realidad es la semilla de la avena de agua, pero se emplea como si fuera arroz sobre todo en ensaladas.

. El arroz precocido: es novedad en el mundo de los arroces; es de grano medio o largo y está sometido a una cocción previa antes de envasar, por lo que se cocina en la mitad de tiempo; se emplea como los dos anteriores.

El arroz, que puede estar presente en un menú desde el entrante hasta el postre, forma parte de infinidad de recetas propias de muchas regiones y países del mundo. Con arroz se preparan sopas, platos fuertes y dulces. Es también un excepcional acompañante de carnes y pescados.

La preparación de platos de arroz no presenta dificultades: tan sólo importa conocer de antemano los tiempos de cocción y la capacidad de absorber líquido, diferente en cada tipo de grano. Como norma general, calcula que necesitarás de 2 a 3 medidas de agua por 1 de arroz, y no olvides que el arroz vaporizado, y sobre todo el integral, precisan 20 minutos para su cocción.

- El líquido de cocción debe ser cuidadosamente dosificado y proporcionado a la cantidad de arroz. Según su calidad puede absorber en ciertos casos un poco más de líquido. Aproximadamente es de dos veces el volumen de arroz; es decir, por una taza de arroz, se emplean dos de líquido.

- Siempre será mejor utilizar poca cantidad de líquido al iniciar la cocción del arroz, ya que, si es necesario -si el arroz parece demasiado seco antes de que esté cocido-, puede agregársele más líquido.

- El punto justo de la cocción del  arroz debe coincidir con la absorción completa del líquido, que puede ser agua, caldo o algún otro preparado. El arroz está a punto cuando ha absorbido el líquido en su proporción exacta.

- Para toda cocción de arroz, no se debe remover éste desde el momento en que ha empezado la ebullición. La más mínima ruptura en la masa del arroz provoca un desplazamiento del líquido y el arroz se pega y se quema.

- El arroz debe tener fuego vivo hasta que empiece a hervir el agua, después una potencia mediana será suficiente hasta que el grano absorba el agua, momento en que debe dejarse a fuego lento para que termine de secarse y esté listo para servir. Estas recomendaciones valen para todos los tipos de arroz.


Distintas formas de cocinar el arroz:







El arroz se puede preparar de diferentes modos: hervido o por absorción y al horno.

. Arroz hervido: el primer paso consiste en poner abundante agua en un recipiente con una cucharadita de sal por cada cincuenta gramos de arroz; éste se echa en el agua cuando llegue a la ebullición y se deja hervir, unos quince minutos aproximadamente, hasta que quede blando pero sin deshacerse. Una vez hervido, se saca del líquido y se escurre en un colador poniéndolo bajo el chorro de agua fría para cortar la cocción. Después de esto se puede rehogar con mantequilla o aceite, metiéndolo después tapado al horno, a temperatura media, durante unos diez minutos. Este método de preparación es el que se utiliza para ensaladas, guarniciones y arroces blancos. Se puede tomar frío o caliente, con cualquier salsa o bien acompañado de otros alimentos (pollo, huevos, carne asada, etc.)

. Arroz cocido por absorción: consiste este método en calcular doble cantidad de agua, que de arroz, cuando ésta empiece a hervir, se echa el arroz y la sal, se remueve un poco, y cuando de nuevo empiece la ebullición se tapa herméticamente para que no se evapore el líquido, y se cuece sin destapar unos minutos más, dejándole reposar otros tantos, antes abrir la cazuela y de servirlo.

. Arroz al horno: este método es un poco más costoso de tiempo. el primer paso, una vez que el arroz ha roto a hervir en el fuego, se introduce en el horno, en la parte más baja, a temperatura media, y se deja unos 50 minutos. Conviene remover a mitad de la cocción.

. Arroz en leche: existen dos métodos: el primero, se cocina con el azúcar, en terrones o molida, que se disuelve en la leche; el segundo, sin azúcar, que se agrega al final. En la leche azucarada el arroz se cocina más lentamente. La cantidad de leche se calcula en cuatro veces el volumen de arroz. No olvides que la leche la tienes que medir hervida, pues con la ebullición pierde bastante volumen. El azúcar se calcula a razón de 1 cucharada sopera por cada cucharada y media de arroz, o mejor en gramos, por cada 125 g. de arroz, medio litro de leche hervida y 70 g. de azúcar.


Recetas con arroz: