viernes, 28 de agosto de 2015




La dieta equilibrada debe ser completa, equilibrada, variada y adecuada a cada persona. Se recomienda distribuirla en 4 o 5 tomas y complementarla con ejercicio físico.






La dieta equilibrada es aquella que aporta a cada individuo todos los alimentos precisos para cubrir sus necesidades, mantener la salud y prevenir la aparición de enfermedades.

Cada persona tiene unas necesidades nutricionales específicas en función de su edad, sexo, talla, actividad física que realiza y también según su estado de salud.

La dieta equilibrada debe ser completa, por eso debe aportar todos los nutrientes que requiere el organismo en cantidad suficiente: Hidratos de Carbono, Proteínas, Lípidos o Grasas, Vitaminas, Minerales y Agua.

Debe ser equilibrada guardando una relación determinada entre los Hidratos de Carbono (55-60% de las calorías totales del día), las Proteínas (12-15 % de las calorías totales del día) y las Grasas (25-30% de las calorías totales del día).

Ha de ser variada, por lo que hay que elegir entre la mayor diversidad posible de alimentos de nuestra rica oferta alimentaría.

Tiene que ser adecuada en calidad y cantidad, teniendo en cuenta que debe ser proporcionada según la edad, sexo, actividad física, tipo de trabajo etc. para ayudar a mantener el peso dentro de los rangos de normalidad.

Es importante distribuir los alimentos en 4 a 5 comidas en función del ritmo de vida. La distribución ideal es desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Siempre realizando las tres fundamentales y no picoteando entre horas.







- Consumir diariamente más de 3 piezas de fruta al día y 2 o más platos de verdura o ensalada

- La base de nuestra alimentación debe contemplar alimentos como pan, patata, pasta y arroz. Y al menos 2 veces por semana legumbres (Lentejas, Garbanzos, Alubias...).

- Asegurar de 2 a 4 raciones al día de lácteos (Leche, Yogur, Queso) en función de la edad y del estado fisiológico.

- Es aconsejable consumir más pescado que carne, y de 3 a 4 huevos a la semana.

- Utilizar preferentemente el aceite de oliva y disminuir el consumo de grasa de origen animal.

- Es aconsejable consumir azúcar, pero con moderación.

- Utilizar la sal con moderación.

- A parte de comer equilibradamente es fundamental beber de 1,5 a 2 litros diarios de agua.

- Para ganar en Salud no olvides practicar ejercicio físico. No hace falta que corras la maratón pero, siempre que puedas, usa tus pies en vez del autobús y olvídate del ascensor.