miércoles, 5 de agosto de 2015

Buganvilla





A cada paso veraniego te encuentro con una intensidad que me subyuga.

Tu intenso color me atrae y relaja.

Mi cerebro procesa tu paz y hace un cóctel delicioso con aroma a vacaciones,  olor de mar y jaleo de gaviotas que han madrugado para tomar café.

Me arrullas con tu encanto y sencillez.

Alargo mi lupa y me enamora tu infinita belleza, éxtasis de  dónde te posas.

Me transportas al país de la magia, del blanco relimpio, de la sal marina…

Me fusionas a mis almas amadas.



Adherida a mí vuelves a casa creciendo en mis días para regalarme pétalos de alegría y brisa.