miércoles, 30 de septiembre de 2015

LA ALMENDRA



Las almendras son reconocidas como uno de los frutos secos más nutritivos y además de tener un delicioso sabor son muy beneficiosas para la salud, ya que ayudan a prevenir muchas enfermedades.

La almendra, pertenece a la familia de los rosáceos y del género Prunus, constituye una de las fuentes de alimentación más antiguas del mundo, ya mencionada en la Biblia 2,000 años antes de Cristo.

La almendra es el fruto del almendro, cuya deidad protectora era una diosa fenicia cuyo nombre en sirio significa "árbol hermoso", calificativo muy apropiado dada la espectacular hermosura de los campos de almendros en flor.
La semilla (parte comestible del almendro) es alargada, blanda, a veces tirando a ebúrnea, recubierta de una piel marrón y fibrosa.

Es relativamente crujiente, de sabor muy suave, un poco dulce, nada ácida, oleosa, poco aromática cuando está cruda, pero con un aroma y un sabor mucho más intensos cuando se tuesta.

Las almendras ayudan a fortalecer los huesos, permiten que la piel y el cabello se vean saludables e hidratados.

Se consume como fruto seco, frito y/o salado y también se elaboran productos tan conocidos como el turrón y el mazapán.

Las almendras proporcionan mucha energía, proteínas, minerales, vitaminas y fibra. Además, la mayoría de las grasas que contienen son insaturadas y reducen el colesterol en la sangre.

Las almendras del almendro dulce se utilizan como ingrediente para la elaboración de dulces como el turrón y el mazapán, peladillas, en pasteles, chocolates, helados y numerosos platos y salsas.

Además, las almendras recubiertas con azúcar, almíbar o miel están muy buenas y se conocen popularmente como almendras garrapiñadas.

También se elaboran otros productos derivados de la almendra como son harinas, cremas, horchata y leche. Las almendras amargas no se consumen como fruto seco, pero de ellas se obtiene aceites o esencias que se usan como condimento de muchos platos.

La almendra es un fruto seco que aporta entre 576 y 626kcal/100g y es una buena fuente de fósforo, calcio y otros minerales importantes para la salud como es el hierro.

El fruto pertenece a la misma familia que la ciruela y el melocotón con el que tiene cierto parecido cuando todavía se encuentra en el árbol.

Son muchas las variedades cultivadas, no obstante, las almendras dulces pueden clasificarse en dos grupos, las de cáscara blanda llamadas ‘mollares’ y las de cáscara dura. Las almendras amargas más utilizadas en la industria tienen un aspecto externo similar a las dulces.

En España la almendra se cosecha en otoño, alrededor del mes de septiembre, aunque depende de la precocidad de cada variedad, ya que actualmente existen variedades tempranas como la Guara que se recogen en agosto. Es recomendable conservarlas con cáscara.
El almendro es un árbol caducifolio, de porte no muy vigoroso y de gran belleza cuando florece en invierno.

SU ORIGEN



El origen del almendro fue Asia Central y actualmente España es el segundo país productor con el 15% de la producción mundial, siendo ésta de unas 1.268 miles de toneladas.

El cultivo de la almendra es originario de las zonas cálidas y casi desérticas de Asia Central. Después pasó a Europa, concretamente a Grecia y Roma. Los romanos la difundieron por el resto de Europa y de aquí llegó hasta América.


La producción mundial es de unas 1.268.000t y está distribuida por continentes de la forma siguiente:


Continente
Miles de toneladas
Africa
175
Asia
327
Europa
357
Norteamérica
393
Oceanía
12
Sudamérica
4
Total
1.268

Fuente: FAO Production Yearbook (2008) 


Los principales países productores de almendra son EEUU (California) y en Europa los países de la cuenca mediterránea, especialmente España que ocupa el segundo lugar con un total del 15% de la producción mundial.

En España hay una superficie total dedicada al cultivo del almendro de más de 400.000ha y la producción estimada en el año 2011 por comunidades fue la siguiente:


Área
Hectáreas
Toneladas (pepita)
Andalucía
101.570
15.133
Región de Murcia
69.987
11.544
Comunidad Valenciana
64.864
7.304
Aragón
60.988
3.4687
Cataluña
48.020
6.168
Castilla-La Mancha
36.016
2.669
Baleares
23.240
1.645
Otras
11.345
631
Total
416.030
48.562

Fuente: La Horticultura Española (2011).

VARIEDADES


Se pueden distinguir dos tipos de almendras, las de cáscara blanda, cultivadas principalmente en California y las de cáscara dura como son las variedades españolas Marcona y Desmayo o muchas de las que producen Portugal.

Se pueden distinguir diferentes tipos de almendra según su sabor y usos. Las ‘almendras dulces’ son las que se consumen como fruto seco, pueden ser de cáscara blanda o dura; las ‘almendras amargas’ presentan un fuerte sabor amargo debido a un glucósido llamado amigdalina (en las almendras dulces desaparece casi por completo al madurar) y se emplean en la industria agroalimentaria para obtener aceite por ejemplo; y se conocen con el nombre de ‘almendrucos’ cuando las almendras están verdes y con la semilla por cuajar.

Se establecen clasificaciones en función de la dureza de la cáscara; así en España pueden ser almendras de cáscara blanda como la ‘Mollar de Tarragona’ y ‘Fitas’ de Ibiza, muy apreciadas en los mercados Europeos por su exquisito sabor, color y presentación.

Las variedades comerciales de cáscara dura más importantes son Marcona, Planeta, Llargueta, Rumbeta, Doble fina y Desmayo.
En España se cultivan muchas variedades que son locales de cada región, entre las que destacan Marcona y Desmayo largueta, sin embargo, se han difundido otras extranjeras de floración tardía como las italianas ‘Tuono’ y ‘Cristomorto’ o las francesas como ‘Ferragnès’ y ‘Ferraduel’.

Existen tipos sin una denominación específica, procedentes de semilla que se conocen con el nombre genérico de ‘Comunes’. También se han difundido nuevas variedades obtenidas en programas de mejora españoles, destacando Masbovera y Guara.


 ‘Mollar de Tarragona’
Almendra bastante grande, ancha, de color marrón más o menos oscuro, ligeramente rugosa. Rendimiento al descascarado, 40-43% y un 5% de almendras dobles. Época de floración media, cultivada en España.

‘Marcona’
Almendra bastante grande, de forma redondeada, ligeramente rugosa. Rendimiento al descascarado, 25-28%; ninguna almendra doble. Floración a principios de marzo y maduración tardía a principios de octubre. Es originaria de la provincia de Alicante (España).

‘Desmayo Largueta’
El árbol es de porte llorón. Existen varios tipos locales en regiones españolas, siendo el más conocido Desmayo Rojo. Almendra alargada, puntiaguda, lisa y de cáscara dura que se comercializa con el nombre de ‘Larguetas’. Floración muy precoz y maduración muy tardía. Se cultiva en todo el valle del Ebro, desde Zaragoza hasta Tarragona, y en las provincias limítrofes de Lérida y Teruel (España).

‘Tuono’
Frutos de cáscara dura. En la madurez conservan los pedúnculos de los frutos sobre el árbol. Rendimiento al descascarado 30-40%; la proporción de almendras dobles varía entre el 15 y el 30%. Floración muy tardía y maduración precoz. Variedad de Puglia (Italia).

‘Ferragnès’
Frutos de tamaño bastante grueso, ligeramente puntiagudos y piel marrón, muy poco rugosa. Floración muy tardía y maduración a finales de septiembre en la región de Nimes (Francia). Se originó a partir de ‘Cristomorto’ x ‘Ai’ en Francia.

‘Ferraduel’
Almendra de cáscara dura, ancha, plana y piel fina de color marrón oscuro. Floración muy tardía y maduración a finales de septiembre en la región de Nimes (Francia). Se originó a partir de ‘Cristomorto’ x ‘Ai’ en Francia.

‘Ferralise’
Almendra pequeña, gruesa, clara y muy lisa. Cáscara dura, rendimiento al descascarado 30%. Floración muy tardía. Originaria del cruce de ‘Ferragnès’ x ‘Ferraduel’.

‘Bonita’
Almendra de tamaño medio, gruesa, de color muy claro, veteada, muy atractiva. Rendimiento al descascarado, 23%. Floración tardía. Variedad portuguesa.

‘Casa Nova’
Almendra grande, aplastada, bastante rugosa. Rendimiento al descascarado, 20%. Floración más tardía que otras variedades también portuguesas.

‘Parada’
Almendra bastante grande, ancha, marrón oscura, ligeramente rugosa pero apreciada en Portugal por su forma. Rendimiento al descascarado, 19-22%. Floración bastante precoz.

‘Verdal’
Almendra bastante grande, aplastada y de muy buen sabor. Rendimiento al descascarado, 24%. Floración precoz. Variedad portuguesa.

‘Nonpareil’
Almendras ligeramente alargadas, gruesas, con piel muy clara y delgada. La cáscara es también muy delgada y el rendimiento al descascarado, 60-65%. Maduración muy precoz. Es la variedad californiana clásica.

‘Ne plus ultra’
Conocida como ‘Neplus’. El aspecto del fruto en cáscara es atractivo, alargado y claro, pero la almendra es larga y plana con pliegues y arrugas normalmente. El rendimiento al descascarado es de 55-60%. Floración precoz y escalonada durante un largo período de tiempo. Variedad californiana.

‘Texas’
Fruto grueso. Floración tardía y maduración a mediados de octubre, en Nimes (Francia). Su origen es California.


Los beneficios de las almendras




Existen dos clases de almendras: dulces y amargas; las amargas por su contenido, son tóxicas para el organismo, por lo que no se deben consumir.

Las almendras dulces que son las comestibles, contienen: agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono y celulosa; vitaminas B1, B2, PP, C, A, D y E; calcio, fósforo, hierro, potasio, sodio, magnesio, azufre, cloro, manganeso, cobre y zinc.

Contienen, además, los ocho aminoácidos esenciales. Son las almendras un alimento imprescindible en una dieta sana y equilibrada. Además, resulta un ingrediente muy versátil tanto en recetas dulces como saladas.

Este fruto seco es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial para los niños.

A pesar de su aspecto seco y homogéneo, la almendra posee una cantidad notable de fibra soluble (10%). Es ideal para estimular los movimientos intestinales y para conferir sensación de saciedad.

La almendra es también rica en proteínas (19 g/100 g), cantidad similar a la de la carne. Por ello en las dietas vegetarianas las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia.

El contenido en hierro es otra de las virtudes de este delicioso fruto seco. 50 gramos de almendras aportan una dosis de hierro muy similar a la de las espinacas, claro que éstas son 30 veces menos calóricas.

El magnesio, el fósforo y el manganeso también son otros de los minerales que aporta este fruto seco en cantidades nada despreciables.

Las almendras representan nutrición y salud con sabor. Son las almendras la fruta seca sin colesterol que agradará a los consumidores más exigentes y a los fanáticos de la salud.

Los beneficios de las almendras para la salud de las personas son múltiples. Tienen un 52% de grasas. De ellas, dos terceras partes corresponden a ácido oleico.

Esto quiere decir que comer almendras es muy parecido a tomar aceite de oliva desde el punto de vista cardiovascular. Tanto es así, que se ha demostrado que en comunidades en que se consumen dosis altas de frutos secos, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es menor.

Otro punto a tener en cuenta es su contenido en ácido linoleico (omega-6), ácido graso esencial para el organismo que éste no sintetiza y que le es necesario obtener de la dieta.

La almendra y el crecimiento
Las almendras por la serie de elementos esenciales que tienen para nuestro organismo, hacen que su consumo sea adecuado en condiciones de crecimiento, siendo un buen complemento de la dieta.

La almendra y el envejecimiento
La almendra es uno de los frutos secos con mayor aporte de vitamina E, una vitamina cuya ingesta a menudo está por debajo de lo que sería recomendable y que ejerce un valioso papel antioxidante. 50 g diarios de almendras crudas cubren las necesidades por día de esta vitamina.

La almendra y la diabetes
La almendra puede formar parte de la alimentación de un diabético. Por una parte, se sabe que la asociación de la fibra con los azúcares provoca una disminución en la velocidad de absorción de la glucosa, lo que hace que el aumento de los niveles de glucosa e insulina sea moderado. Por otro lado, se ha demostrado que una dieta de ácidos monoinsaturados mejora la tolerancia a la glucosa, además de tener un efecto positivo sobre la regulación del contenido de colesterol presente en las HDL y LDL y sobre los niveles de triglicéridos.

La almendra y el cáncer
Las almendras presentan un elevado contenido de fibra, elemento que, entre otras ventajas, permite aumentar el volumen de los excrementos y diluir así el ácido biliar, lípidos y esteroles, haciendo que disminuya el riesgo cancerígeno de éstos en el colon.

La almendra: una "aspirina" natural
Considerada "remedio de todos los males", la aspirina es el medicamento más popular, extendido y aceptado. La alternativa natural a este producto consiste en comer un puñado de almendras, aunque sus efectos sean más lentos. La explicación radica en que las almendras contienen una buena proporción de salicilatos, sales formadas por ácido salicílico y una base que constituyen el principal agente activo de la aspirina, al que se deben los milagrosos efectos de este popular fármaco. Además, por su alto valor calórico y proteínico, las almendras ayudan a la regeneración del sistema nervioso y son un buen antiséptico intestinal.

La dosis recomendada
Los expertos están de acuerdo en que una dosis recomendable de almendras para una persona sana es de unos 25 g al día (20 unidades), estando especialmente recomendada a niños, por su riqueza en calcio y proteínas; a vegetarianos, por su aporte en hierro y proteínas; y a personas aquejadadas de hipercolesterolemia, osteoporosis, déficit de peso, diabetes e intolerantes a la lactosa.

Previene enfermedades
Estudios realizados por innumerables expertos han demostrado que aquellas personas que comen las almendras de manera frecuente, es decir unas cinco veces por semana, tienen un cincuenta por ciento más de posibilidades de reducir el riesgo de padecer un infarto y otras enfermedades cardiovasculares. Las almendras fortalecen y protegen las paredes de las arterias frente a cualquier daño que se pueda presentar en ellas. También se recomiendan para reducir el riesgo de contraer cáncer.

Los huesos y los dientes
Por su alto contenido de fósforo, las almendras son un poderoso alimento para proteger y fortalecer los huesos y los dientes. Es muy importante que tengamos claro que debemos cuidar muy bien la salud de nuestros huesos y dientes, y tan sólo comiendo almendras unas cuantas veces por semana lo podemos lograr.

Ideales para bajar de peso
Las almendras contienen grasa, pero no perjudica para nada el metabolismo, por el contrario aquellas personas que las consumen con regularidad no son propensas a ganar peso y son más delgadas.

Son muy buenas para el cerebro
El consumo frecuente de almendras impulsa al cerebro a tener una mayor actividad, lo cual permite que se reduzca el riesgo de padecer enfermedades tan complicadas y degenerativas como el Alzheimer. También le proporciona poderosos nutrientes al sistema nervioso, lográndose un alto nivel intelectual y un aumento en la longevidad.

¿Cómo comerlas?







La manera más común de disfrutar las almendras es incorporándolas a las ensaladas, en batidos, agregándolas a diferentes postres, los cuales por su puesto deberán ser saludables, como por ejemplo ensaladas de frutas, agregando un yogurt natural; también se puede preparar un mix de varios frutos secos al cual se le pueden agregar mayor cantidad de almendras.

Otra forma de consumirlas más fácil y sin complicaciones de ninguna clase es sencillamente sólas, en la media mañana o en la tarde como un rico snack.

De cualquier manera que desees comerlas, este será un gran paso que va a darte una muy buena salud tanto física como mental

RECETAS CON ALMENDRAS