jueves, 24 de septiembre de 2015

La merluza

La merluza es un pescado blanco, lo que significa que es un alimento que apenas aporta grasas, de ahí que también tienda a ser calificado con el nombre de pescado magro.
Es uno de los pescados más consumidos en nuestro país, junto con el lenguado, la anchoa y el bonito, entre otros.
En el caso de la merluza concretamente es un pescado perteneciente a la familia de los Merlúcidos, y aunque su mejor temporada se sitúa entre los meses de abril a julio, la realidad es que a día de hoy podemos encontrarlo prácticamente todo el año en pescaderías y mercados.
Por cada 100 gramos de merluza, el aporte calórico ronda las 60 calorías y menos de 2 gramos de grasa. Este es uno de los motivos principales por el que la merluza suele ser parte de las dietas de adelgazamiento cocinado a la plancha, al horno o hervido. Debido al alto contenido de agua de la merluza, casi un 85% de su composición, ayuda a mantener hidratado el organismo.

Aunque existen diferentes variedades de merluzas, la más consumida es la denominada como merluza europea común (Merluccius Merluccius).

¿Dónde se pesca?

Las merluzas viven a ambos lados del Atlántico, en el Mediterráneo y en el Pacífico, frente a las costas de Estados Unidos, México, Chile y Nueva Zelanda.
Habitan en fondos fangosos, a profundidades de 30 a 1000 metros, aunque lo más común es que se encuentren a una profundidad de entre 70 y 340 metros. En verano, estos peces se acercan a la costa, mientras que durante el invierno se alejan del litoral hacia aguas más frías y profundas.
En su captura se emplean artes de arrastre, trasmallo, palangre de fondo y líneas de mano. Las capturas en España se realizan en los bancos del océano Atlántico y en el mar Mediterráneo.

Propiedades  de la merluza


La merluza es rica en proteínas completas o de alto valor biológico y posee diferentes vitaminas y minerales. Destaca su contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B9, B12). Estas vitaminas, salvo la B12, permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas).
En cuanto a los minerales, la merluza posee potasio, fósforo y magnesio, zinc, yodo y hierro.
 Teniendo en cuenta que la merluza es un pescado magro o blanco, podemos destacar precisamente una de sus principales características: su contenido en grasas es relativamente bajo: 100 gramos de merluza aportan sólo 1,8 gramos de grasa.
Aporta cerca de 12 gramos de proteínas de alto valor biológico, lo que significa que es un alimento sumamente rico en proteínas de buena calidad.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías
63 kcal
Proteínas
11,8 g
Hidratos de carbono
0,2 g
Grasas totales
1,8 g
Vitaminas
Minerales
Vitamina B1
0,09 mg
Hierro
1 mg
Vitamina B2
0,09 mg
Fósforo
190 mg
Vitamina B3
6,1 mg
Potasio
270 mg
Vitamina B9
12 mcg
Magnesio
25 mg
Vitamina B12
1,10 mcg
Yodo
18 mg


La merluza destaca a su vez por ser un alimento de fácil digestión, interesante en personas que presenten diversos problemas digestivos.
En relación a las vitaminas que contiene, sin duda alguna la merluza destaca por las diferentes vitaminas del grupo B que podemos encontrar en su carne, entre las que destacamos la vitamina B9 o ácido fólico por ser precisamente fundamental durante el embarazo.
Cómo prepararla




La merluza fresca es un pescado que admite múltiples preparaciones culinarias. Sus espinas se retiran con facilidad y su carne es blanda, suave y sabrosa.

Se consume frita, asada al horno o a la parrilla, a la plancha o guisada. La cocción al vapor también da lugar a platos muy sugerentes. De cualquier modo, la merluza acepta un buen número de acompañamientos como unas patatas panaderas, pimientos, cebolla, champiñones, espárragos y muy distintos tipos de salsas que van desde la salsa verde hasta la mayonesa.
Además de las partes comerciales clásicas, también se consumen las cocochas y la ventresca o zona ventral, ambas partes definidas como deliciosas y por ello muy cotizadas.
La merluza congelada, sobre todo en forma de filetes, lomos o rodajas, es un producto de gran aceptación, que ofrece excelentes resultados culinarios siempre y cuando la descongelación se realice del modo adecuado (en la parte menos fría de la nevera).
Las proporciones de los nutrientes de la merluza pueden variar según el tipo y la cantidad del pescado, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda que según la preparación de la merluza, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

RECETAS CON MERLUZA: