viernes, 4 de septiembre de 2015

Los medicamentos 



El uso de medicamentos en España aumenta año tras año, cada vez se va extendiendo más la automedicación algo que los propios médicos desaconsejan. El abuso de estos medicamentos puede crear una tolerancia en nuestro cuerpo y hacen que estos sean cada vez menos efectivos


En el primer lugar de la lista tenemos el omeprazol cuyo principio activo es un anti ulceroso y un protector estomacal, con 54 millones de envases vendidos en España en 2013. Se adquiere a través de receta médica pública, tenemos la creencia de que si tomamos cualquier otro medicamento necesitamos compaginarlo con este protector estomacal, también se toma antes de una comida copiosa o para evitar el efecto de las copas y esto puede ser peligroso, ya que puede provocar interferencia la absorción con el calcio, el magnesio y otras vitaminas.

El segundo medicamento más vendido es el paracetamol, un fármaco con propiedades analgésicas y sin propiedades antiinflamatorias clínicamente significativas, se utiliza para controlar el dolor leve o moderado que causan las cefaleas, afecciones articulares, dolor ontogénico etc… También es eficaz contra la fiebre provocada por infecciones virales entre otras. Con 32 millones de envases vendidos en España.

Tras este,  un fármaco para controlar el colesterol, una de las causas más frecuentes del aumento del colesterol se da por un abuso de las grasas saturadas como mantequilla, embutidos, bollería  industrial, lácteos enteros etc…  otros motivos podrían serán precedentes familiares con niveles altos de colesterol, el sobrepeso, falta de ejercicio diario etc.

En el cuarto puesto encontramos el ácido acetilsalicílico, conocido más comúnmente como aspirina, es un fármaco de la familia de los salicilatos, algunas de sus utilidades médicas principales son como analgésico, antiinflamatorio, antipirético etc.

En el último puesto de la lista encontramos el ibuprofeno, un antiinflamatorio no esteroideo que se utiliza frecuentemente como antipirético y para el alivio de molestias de la menstruación, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor dental etc… También es usado como antiinflamatorio, para tratar síntomas de la artritis, artritis reumatoide y artritis gotosa.

Estos son los medicamentos más vendidos en España, una dieta sana y un poco de deporte diario nos pueden ayudar a reducir el número de medicamentos que tomamos, además que vamos a sentirnos mejor con nosotros mismo y a tener más energía para afrontar la rutina diaria.

Casi uno de cada cuatro adultos se automedica con diferentes fármacos al mismo tiempo. En muchos casos, durante más tiempo del estrictamente necesario. Una situación de riesgo en la que son especialmente peligrosos los antidepresivos, analgésicos, relajantes musculares y antifúngicos.

Combinaciones de medicamentos más perjudiciales



Las cuatro combinaciones de medicamentos que más perjudiciales para la salud:

  • Antidepresivos y analgésicos. Los fármacos antidepresivos de segunda generación aumentan los niveles de serotonina en el cerebro, la conocida como hormona de la felicidad. Igualmente, muchos analgésicos u otros fármacos utilizados para tratar otras patologías, como el insomnio o el dolor neuropático, actúan también sobre este neurotransmisor, por lo que la combinación de ambos fármacos sitúa por las nubes los niveles de serotonina. Como consecuencia, el paciente puede sufrir agitación, escalofríos, aumento de la temperatura corporal y arritmias. Si el paciente sufre ya de ciertas patologías cardíacas, la combinación puede llegar a ser letal.
  • Opiáceos y benzodiacepinas. Casi uno de cada cuatro adultos se automedica con diferentes fármacos al mismo tiempoAmbos medicamentos actúan como depresores y están indicados para tratar los dolores agudos y las crisis de ansiedad, respectivamente. Su eficacia es muy elevada y su combinación no deja de ser frecuente, pues el dolor puede ir acompañado de ansiedad. Sin embargo, su ingesta conjunta tiene como efecto una alteración a la baja de los ritmos cardíacos, hasta el punto de producir bradicardia, que en las personas de edad avanzada representa un grave riesgo para su salud. Los síntomas de bradicardia incluyen mareos, síncope, cansancio extremo y falta de aire.
  • Estatinas para controlar el colesterol y antifúngicos. El fluconazol es uno de los medicamentos más utilizados para tratar las infecciones por hongos, ncluidas las infecciones por levaduras de la vagina, la boca, la garganta, el esófago, el abdomen, los pulmones, la sangre y otros órganos. Las estatinas, que son fármacos reductores del colesterol, son otros de los más recetados, por lo que no es raro que un paciente combine ambos en un momento dado. Antes de hacerlo, es imprescindible consultar al médico, pues dependiendo del estado de salud del paciente, la ingesta de ambos medicamentos puede generar daños en el hígado, como insuficiencia renal, y dolores musculares.
  • Analgésicos, relajantes musculares y ansiolíticos. Se trata de un combo que podría llegar a ser mortal en un porcentaje considerable de los casos. Todos los médicos son conscientes del peligro de combinar estos tres tipos de medicamentos, pero si acudimos a diferentes especialistas es posible que, en caso de ocultar esta información al médico que nos atienda, nos los acaben recetando por separado.